23 junio, 2008

¡No más enzimas!

Miles de nombres de enzimas, decenas de formulitas, reacciones y más reacciones... Y, ¿para qué? absolutamente para nada. Por lo menos en mi caso. ¿Masoquismo, tal vez?¿Responsabilidad?

Hoy he hecho un examen de Bioquímica, una de las pocas asignaturas que, al menos, he intentado sacarme. No ha sido todo un desastre, sólo un poco. Puede que sea más útil que saberse los nombres de los huesos del perro (a lo que si que he renunciado desde el principio), aunque sigue sin salirme natural. Aprenderme el nombre Succinil coA transferasa no es algo que me salga natural, ni mucho menos. Es algo que mi memoria visual me había permitido durante los años de colegio pero a lo que quiero decir: ¡basta!
Quiero que las cosas me fluyan, a cada uno le fluirán diferentes cosas, a unos la Bioquímica, a otros el pintar...A mi se me daba bien todo, pero era con cosas como la gramática de diversos idiomas, Lengua o Historia, filosofía y demás para redactar dónde fluía, donde no me dolía la cabeza y donde disfrutaba haciendo el examen. Estoy harta de mantener datos absurdos en mi cabeza con los que encima no disfruto, por tanto, se acabo. No hay vuelta atrás.
Soy consciente que algunas personas pensarán que estoy loca, que he pasado años a disgusto, que me he rendido, que las carreras de letras como Filologías, Traducción o Historia no tienen salidas. Sinceramente, no me importa.

6 comentarios:

Veca dijo...

Haz lo que te apetezca. A mi me gustaba la idea de hacer Turismo, luego pensé en Educación social y por falta de plazas me metí en Relaciones Laborales. La dejé en segundo y me metí en un ciclo de Agencias de Viajes (por fin, hacía algo de Turismo) y luego probé suerte en la UNED con Educación Social (ya estaba trabajando y con pocas ganas de estudiar. Salió mal). Ahora estoy trabajando en la pública, de administrativa, donde nunca pensé estar. Así que ya ves las vueltas que da la vida (y los estudios)

La gata Roma dijo...

Todo es muy relativo, porque para empezar ¿qué carrera tiene salidas? Realmente ninguna y todas. Nadie va a venir a casa a ofrecerte trabajo, y si tienes empeño, ganas y recursos, podrás trabajar de cualquier cosa… Y no has fracasado, has aprendido y vas a hacer un cambio; los cambios son sinónimo de evolución, algo generalmente muy positivo, así que alégrate por ti y porque eres capáz de decidir que quieres y que no, y en estas cosas nunca es demasiado tarde.
Mucha suerte en tu nuevo camino

Blogger a tiempo parcial dijo...

Eso eres tu...solamente tu....

Verónica Wong dijo...

Haz aquello con lo que te sientas a gusto. De qué sirve hacer algo que se supone que tiene salidas (opino como la gata roma), si vas a estar esos años, probablemente, amargada, y lo más seguro es que el trabajo que desempeñes después puede que tampoco te guste.
Yo no pienso que estés loca ;),jejeje.

Dédalo dijo...

Bueno, yo estoy casi en la misma situación que tú, solo que no he empezado ninguna carrera (este año empiezo a ser universitaria). Creo que acabaré haciendo Medicina, porque lo que tengo claro es que una carrera de letras me aburriría (la literaura sólo me gusta como actividad, como forma de expresión, pero no demasiado para estudiarla). Y, entre las carreras que tienen Biología (que creo que es lo que me gusta) la que más me llama es Medicina. Así que, no sé si me equivocaré, pero siempre hay tiempo para rectificar...

Cambiando de tema, me ha hecho gacia esta entrada de las enzimas. Supongo que es lo que me espera...

Gracias por comentar en mi blog y suerte con el tuyo (veo que lo llenas rápido). De momento, tienes una lectora ocasional más. :)

El callejón de los negros dijo...

Ánimo.


Y bueno, si no enzima, debajo también puede ser divertido, ¿no?

;-)

Suerte.
Antonio