12 julio, 2008

Una ovejita negra.

En una granja muy lejana había un grupo de ovejas y aquel día estaban de enhorabuena porque iban a nacer nuevos corderos. Nacieron todos bien pero una de las ovejas era negra, al contrario de lo que se pueda pensar su madre no le dio de lado en absoluto. Poco a poco le fue enseñando que ya que por fuera era diferente debía procurar serlo también en su interior:
"Los animales que han nacido para destacar lo hacen desde un principio, las ovejas son todas iguales y todas hacen lo mismo. Se dejan llevar por un simple sonido o por la simple imagen del grupo avanzando. Tú tienes el poder de ser tú misma porque eres diferente".
El resto de ovejitas, sobretodo la primera de la cola, no podían entender lo especial de la oveja negra. Siempre la última, incluso el pastor le hablaba. Era un animal dulce y diferente, por encima de todos aquellos borregos.


"Quién nace para destacar, aquel que nace diferente, destacará siempre. Aunque a veces los mediocres pretendan apagar su estrella".

9 comentarios:

Gema L. dijo...

Hoy he escrito este minicuento que me acabo de inventar porque a veces me siento asi, me siento especial pero veo que a veces te obligan a ser normal...

Blogger a tiempo parcial dijo...

pues nada de cambiar.....es bueno ser diferente a los demas...es digno no ir a corriente....felicidades por el cuento y dile a tu padre que para ir al trabajo también debe ponerse el casco....

Verónica Wong dijo...

A vecess nos sentimos obligados a hacer lo que hacen los demás porque es lo "normal".
Me ha gustado tu minicuento xDD.

Besoos.

Eddie dijo...

Pues no deberias dejar que te obligasen a ser normal la normalidad radica en ser uno mismo, que cada uno sea diferente es lo normal, lo que veo anormal son los punks, emos, canis, skins y todas esas tribus urbanas que van 20 juntos y son todos iguales, eso si que es anormal porque cada uno estamos hechos para ser nosotros mismos no ir todos iguales siguiendo un estereotipo

Un saludo

Luna llena dijo...

A mi me tacharon una vez de ovejita negra, por no seguir al rebaño...


Me gusta ser una oveja negra...


Besitos, muy bueno el blog!

La gata Roma dijo...

Bueno, no sé lo que es normal y tal vez ni lo quiera saber. Si diré que muchas veces he querido ser invisible, no otro borrego de la masa sino algo aún mas invisible… pero no he podido… en fin, que se le va a hacer…
kisses

Xiketä dijo...

Ser diferente hoy en dia es muy complicado, si lo que pretendes es serlo...ahora, si ya lo eres, pues debes cultivarlo, no debes ceder a la sociedad de masas que engulle personalidades convirtiéndolas en individuos repetitivos...
Besos

BEMOLERO dijo...

Muy buen cuento Gema, me ha gustado mucho. En ocasiones tmabién me siento oveja negra.

De todas formas, esto de ser extraño depende del ojo con que se mire. En la actualidad no hay una norma común que riga para ser normal. Todos somos distintos. No obstante, cada vez los estereotipos van cambiando esas diferencias y la sociedad intentan convertir a la masa en un solo elemento. Por eso tenemos que ser diferentes!!!

Ego dijo...

Los 'miedocres' son más. Pero no suelen gozar de la vida verdadera. Aún así, como sostiene V., hay que mantenerlos cerca. Aunque sea por egolatría, para recordarnos a nosotros mismos lo especiales que somos.
He dicho.
Un beso