31 agosto, 2008

El cipres del cementerio.

Yo no soy triste,
es que estoy en un sitio donde
nadie viene con tortilla.
Yo no soy triste
es que todo el que viene aqui.
es como si le faltara algo
Yo no soy triste
y si no que se lo digan a los pájaros,
a ver
¿qué tienen los otros árboles que no tenga yo?
Yo no soy triste,
lo que pasa es que todos me miráis con tristeza.


Gloria Fuertes, La poesía no es un cuento.

6 comentarios:

Sarinha dijo...

me encantaba Gloria Fuertes cuando era pequeña. Creo que fue de los primeros libros que leí.
Qué grande...
Besos!!

Xiketä dijo...

Bonita y triste a la vez.
Besos

Veca dijo...

Pues a mi el ciprés siempre me dió algo de "yuyu".

Ego dijo...

Apolo era el dios ideal. Las musas cantaban himnos en su honor, y él también cantaba, cítara en mano. Presumía de haber disfrutado de múltiples amantes, de ambos sexos. Una vez oí por ahí –en uno de los corrillos de diosas cotillas que me tocaba atender– que había tenido un hijo, un tal Aristeo, al que había colocado de ganadero, trampero, aceitunero y apicultor, sin preocuparse demasiado de su suerte. Suerte que él, decían las malas lenguas, no había tenido con sus galanes. Con Jacinto –transformado en la planta a la que antes había aludido mi madrina– la cosa acabó de forma sangrienta, y el idilio con Cipariso concluyó con el joven metamorfoseado en ciprés.
(Cipariso llora bastante. Nadie se para a preguntarle por su historia)
Un (b)eso...

josé dijo...

Me dejó con una buena carga este escrito, y caigo en cuenta que los cementerios es tema con mucha tela para cortar, muy buena poesía. Mi afecto para tí.

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.